Un poema / Marina Tsvietáieva

 

Del templo austero y armonioso

Saliste al grito de las plazas…

-¡Oh, Libertad!- Hermosa Dama

De los marqueses rusos, y los príncipes.

 

Horrenda práctica coral:

¡Y todavía no se ha dado misa!

-¡Oh, Libertad!- ¡Puta en el pecho

Enloquecido del soldado!

 

                                                       26 de mayo de 1917

 

Trad. Selma Ancira y Francisco Segovia

ph/ Grete Stern