La Pasión de la niña de los fósforos / David Lang

El libreto de La Pasión de la niña de los fósforos   (The Little Match Girl Passion) de David Lang,  se estructura alrededor de dos fuentes: el cuento del escritor danés Hans Christian Andersen y La Pasión según San Mateo de Johann Sebastian Bach. El relato de Andersen, infantil en sus orígenes, equilibra inocentemente el horror y la belleza, el sufrimiento y la esperanza. Lang monta su obra sobre la estructura de la Pasión de Bach, con los coros inicial y final, narrador, corales y “arias”. Los textos de los coros, corales y arias son adaptaciones de los originales de La Pasión Según San Mateo, mientras que en la narración, el evangelista es reemplazado por el cuento de Andersen. El aspecto más interesante acerca del relato de la Pasión es que es abierto. Puede incluir textos que reflexionan sobre la acción, que expresan arrepentimiento, compasión o muestran las reacciones de la multitud. Estos son hitos devocionales que ponen a la audiencia en un lugar de protagonismo emocional. Musicalmente, Lang logra reflejar el delicado balance de fuerzas del cuento original. El contenido profundamente dramático de la historia se expresa a través de un lenguaje completamente despojado de artificios. Sus texturas son cristalinas, así como sus procedimientos compositivos. Encuentra en esta simpleza un vehículo sonoro extremadamente efectivo para contar el dolor. La palabra pasión proviene del latín “sufrimiento”. Aquí no es Jesús quien sufre, sino una niña vendedora de fósforos. Esto da a la obra un carácter universal, la lleva más allá del mundo cristiano. El padecimiento de esa niña interpela a toda la humanidad.

 Pablo Piccinni y Juan Camilo Stafforini (Música Inaudita)

 

 

THE LITTLE MATCH GIRL PASSION                                                            David Lang (1957)

 

1. Come, daughter

Come, daughter
Help me, daughter
Help me cry
Look, daughter
Where, daughter
What, daughter
Who, daughter
Why, daughter
Guiltless daughter
Patient daughter

2. It was terribly cold and nearly dark

It was terribly cold and nearly dark
on the last evening of the old year,
and the snow was falling fast.
In the cold and the darkness,
a poor little girl, with bare head and naked feet,
roamed through the streets.
It is true she had on a pair of slippers
when she left home,
but they were not of much use.
They were very large, so large, indeed,
that they had belonged to her mother,
and the poor little creature had lost them
in running across the street to avoid two carriages
that were rolling along at a terrible rate.
One of the slippers she could not find,
and a boy seized upon the other
and ran away with it,
saying that he could use it as a cradle,
when he had children of his own.
So the little girl went on with her little naked feet,
which were quite red and blue with the cold.

So the little girl went on.
So the little girl went on.
3.  Dearest heart

Dearest heart
Dearest heart
What did you do that was so wrong?
What was so wrong?
Dearest heart
Dearest heart
Why is your sentence so hard?

4. In an old apron

In an old apron she carried a number of matches,
and had a bundle of them in her hands.
No one had bought anything of her the whole day,
nor had anyone given her even a penny.
Shivering with cold and hunger,
she crept along; poor little child,
she looked the picture of misery.
The snowflakes fell on her long, fair hair,
which hung in curls on her shoulders
but she regarded them not.

5. Penance and remorse

Penance and remorse
Tear my sinful heart in two
My teardrops
May they fall like rain down upon your poor face
May they fall down like rain
My teardrops
Here, daughter, here I am
I should be bound as you were bound
All that I deserve is
What you have endured
Penance and remorse
Tear my sinful heart in two
My penance
My remorse
My penance

6.  Lights were shining

Lights were shining from every window,
and there was a savory smell of roast goose,
for it was New-year’s eve –
yes, she remembered that.
In a corner, between two houses,
one of which projected beyond the other,
she sank down and huddled herself together.
She had drawn her little feet under her,
but she could not keep off the cold;
and she dared not go home,
for she had sold no matches,
and could not take home even a penny of money.
Her father would certainly beat her;
besides, it was almost as cold at home as here,
for they had only the roof to cover them,
through which the wind howled,
although the largest holes
had been stopped up with straw and rags.
Her little hands were almost frozen with the cold.
Her little hands were almost frozen with the cold.

7. Patience, patience!

Patience.
Patience!

8. Ah! perhaps

Ah! Perhaps burning match might be some good,
if she could draw it from the bundle
and strike it against the wall,
just to warm her fingers.
She drew one out – “scratch!”
how it sputtered as it burnt!
It gave a warm, bright light, like a little candle,
as she held her hand over it.
It was really a wonderful light.
It seemed to the little girl
that she was sitting by a large iron stove,
with polished brass feet and a brass ornament.
How the first burned!
And seemed so beautifully warm
that the child stretched out her feet
as if to warm them, when, lo!
The flame of the match went out,
the stove vanished,
and she had only the remains
of the half-burnt match in her hand.
She rubbed another match on the wall.
It burst into a flame,
and where its light fell upon the wall
it became as transparent as a veil,
and she could see into the room.
The table was covered
with a snowy white table-cloth,
on which stood a splendid dinner service,
and a steaming roast goose,
stuffed with apples, and dried plums.
And what was still more wonderful,
the goose jumped down from the dish
and waddled across the floor,
with a knife and fork in its breast, to the little girl.
Then the match went out,
and there remained nothing
but the thick, damp, cold wall before her

9. Have mercy, my god

Have mercy, my God.
Look here, my God.
See my tears fall. See my tears fall.
Have mercy, my God. Have mercy.
My eyes are crying.
My heart is crying, my God.
See my tears fall.
See my tears fall, my God.

10. She lighted another match

She lighted another match,
and then she found herself
sitting under a beautiful Christmas tree.
It was larger and more beautifully decorated
than the one which she had seen
through the glass door at the rich merchant’s.
Thousands of tapers were burning
upon the green branches, and colored pictures,
like those she had seen in the show-windows,
looked down upon it all.
The little one stretched out her hand towards them,
and the match went out.
The Christmas lights rose higher and higher,
till they looked to her like the stars in the sky.
Then she saw a star fall,
leaving behind it a bright streak of fire.
“Someone is dying,” thought the little girl,
for her old grandmother,
the only one who had ever loved her,
and who was now dead,
had told her that when a star falls,
a soul was going up to God.

11. From the sixth hour

From the sixth hour there was darkness over all
the land until the ninth hour.
And at the ninth hour she cried out:
Eli, Eli.

12. She again rubbed a match

She again rubbed a match on the wall,
and the light shone round her;
in the brightness stood her old grandmother,
clear and shining,
yet mild and loving in her appearance.
“Grandmother,” cried the little one,
“O take me with you; I know you will go away
when the match burns out; you will vanish
like the warm stove, the roast goose,
and the large, glorious Christmas-tree.”
And she made haste to light
the whole bundle of matches,
for she wished to keep her grandmother there.
And the matches glowed
with a light that was brighter than the noon-day,
and her grandmother had never appeared
so large or so beautiful.
She took the little girl in her arms,
and they both flew upwards in brightness and joy
far above the earth,
where there was neither cold nor hunger nor pain,
for they were with God.

13. When it is time for me to go

When it is time for me to go
Don’t go from me
When it is time for me to leave
Don’t leave me
When it is time for me to die
Stay with me
When I am most scared
Stay with me

14. In the dawn of morning

In the dawn of morning
there lay the poor little one,
with pale cheeks and smiling mouth,
leaning against the wall;
she had been frozen to death
on the last evening of the year;
and the New-year’s sun rose
and shone upon a little corpse!
The child still sat, in the stiffness of death,
holding the matches in her hand,
one bundle of which was burnt.
“She tried to warm herself,” said some.
No one imagined what beautiful things
she had seen, nor into what glory
she had entered with her grandmother,
on New-year’s day

15. We sit and cry

We sit and cry
And call to you
Rest soft, daughter, rest soft
Where is your grave, daughter?
Where is your tomb?
Where is your resting place?
Rest soft, daughter, rest soft
Rest soft
Rest soft
Rest soft
Rest soft
You closed your eyes.
I closed my eyes.
Rest soft

 

LA PASIÓN DE LA NIÑA DE LOS FÓSFOROS  

 

1. Ven, hija

Ven, hija
Ayúdame, hija
Ayúdame a llorar
Mira, hija
Dónde, hija
Qué, hija
Quién, hija
Por qué, hija
Inocente hija
Paciente hija
Ida

2. Hacía muchísimo frío

Hacía muchísimo frío y estaba a punto de oscurecer en la última noche del año, y la nieve caía raudamente. En medio del frío y la oscuridad, una pobre niña, con la cabeza descubierta y los pies desnudos, vagaba por las calles. Es cierto, calzaba un par de pantuflas cuando salió de casa, pero no le sirvieron de mucho. Eran muy grandes, grandísimas pues, de hecho, habían perdido cruzando la calle a la carrera para esquivar dos carruajes que venían a una velocidad terrible. No pudo encontrar una de las pantuflas, y un chico aprovechó para tomar la otra y huir con ella, diciendo que podría usarla como cuna cuando tuviera sus propios hijos. Así que la niña siguió su camino con sus pequeños pies desnudos, completamente rojos y azules de frío.
Y la niña siguió andando.
Y la niña siguió andando.

3. Amado corazón

Amado corazón
amado corazón
¿Qué hiciste que fue tan malo?
¿Qué pudo ser tan malo?
Amado corazón
amado corazón
¿Por qué es tan dura tu condena?

4. En un viejo delantal

En un viejo delantal, llevaba unos cuantos fósforos, y un puñado de ellos en las manos. Nadie le compró ninguno en todo el día ni le dio un solo centavo. Temblando de hambre y de frío, se arrastraba; pobre niña, era la viva imagen de la miseria. Los copos de nieve caían sobre sus largos, claros cabellos que pendían en bucles sobre sus hombros, pero ella no lo notaba

5. Penitencia y remordimiento

Penitencia y remordimiento
Rasgan en dos mi corazón pecador.
Mis lágrimas
ojalá caigan como una lluvia sobre tu pobre
rostro
ojalá caigan como una lluvia
mis lágrimas
Aquí, hija, aquí estoy
y debería verme apremiado como tú lo fuiste
solo merezco
lo que tú has padecido
Penitencia y remordimiento.
Rasgan en dos mi corazón pecador
Mi penitencia
Mi remordimiento
Mi penitencia

6. Las luces brillaban

Las luces brillaban en cada ventana, y había unsabroso aroma a ganso asado, porque era la noche de Año Nuevo. Sí, ella lo recordaba. En una esquina, entre dos casas, una de las cuales sobresalía más que la otra, se calmó y se acurrucó. Dejó descansar sus pies debajo de sí, pero no pudo mantener el frío a raya; y no se atrevió a volver a casa, porque no había vendido un solo fósforo y no podría llevar a casa ni un mísero centavo. Su padre seguramente le pegaría; además, en su casa haría tanto frío como aquí, pues para cubrirse solo tenían el tejado, a través  del cual el viento aullaba, aunque los enormes
agujeros habían sido tapados con paja y trapos.

Sus pequeñas manos estaban heladas de frío.

Sus pequeñas manos estaban heladas de frío

7. ¡Paciencia, paciencia!

Paciencia.
¡Paciencia!

8. ¡Ah! Quizás

¡Ah! Quizás un fósforo encendido la aliviaría, si pudiera sacarlo del manojo y rasparlo contra la pared, solo para calentarse los dedos. Sacó uno… “¡scratch!”… ¡cómo chisporroteaba al quemarse! Daba una luz cálida y brillante, como una pequeña vela, al cubrirlo con su mano. Era realmente una luz maravillosa. A la niña le pareció estar sentada junto a una enorme estufa de hierro, con patas y ornamentos de metal
pulido. ¡Cómo ardía el fuego! Y parecía tan hermosamente cálido que la niña estiró sus pies como para calentarlos cuando, ¡oh!, la llama del fósforo se apagó, la estufa se desvaneció, y se quedó con los restos del fósforo a medio
quemar en su mano.

Raspó otro fósforo contra la pared. Estalló en una llama y, al proyectar su luz sobre el muro, este se volvió tan transparente como un velo, y pudo ver el interior de la habitación. La mesa estaba cubierta con un mantel blanco como la nieve, sobre el cual se desplegaba una espléndida vajilla, y un humeante ganso asado, relleno de manzanas y ciruelas pasas. Y, lo que fue aún más maravilloso, el ganso saltó del plato y caminó hacia la niña a través del piso, con un cuchillo y un tenedor en su pecho. Luego, el fósforo se apagó y no quedó ante ella nada salvo la gruesa, húmeda pared.

9. Ten piedad, Señor

Ten piedad, Señor.
Mira aquí, Señor.
Mira mis lágrimas caer. Mira mis lágrimas caer.
Ten piedad, Señor. Ten piedad.
Mis ojos están llorando.
Mi corazón está llorando, Señor.
Mira mis lágrimas caer.
Mira mis lágrimas caer, Señor.

10. Ella encendió otro fósforo

Ella encendió otro fósforo y se encontró sentada bajo un hermoso árbol de Navidad. Era más grande y estaba más hermosamente decorado que el que había visto a través de la puerta de vidrio en lo del rico comerciante. Miles de velitas ardían sobre las verdes ramas y de estas colgaban coloridas imágenes como las que había visto en los escaparates. La pequeña estiró su mano hacia ellas y el fósforo se apagó.
Las luces de Navidad subieron más y más alto hasta que le parecieron semejantes a las
estrellas del cielo. Luego, vio caer una estrella, dejando tras de sí una brillante estela de fuego. “Alguien se está muriendo”, pensó la niña, pues su vieja abuela, la única persona que siempre la había amado y que ahora estaba muerta, le había dicho que, cuando una estrella cae, un alma está ascendiendo hacia Dios.

11. Desde la sexta hora

Desde la sexta hora hubo oscuridad en toda la tierra hasta la novena hora. Y a la novena hora ella gritó:
Eli, Eli.

12. Volvió a frotar un fósforo

Volvió a frotar un fósforo contra la pared y la luz brilló a su alrededor; en el resplandor, se irguió su vieja abuela, clara y radiante, con su aspecto dulce y cariñoso de siempre. “¡Abuela!”, gritó la pequeña, “¡oh, llévame contigo; sé que te irás cuando el fósforo se apague, te desvanecerás como la estufa, el ganso asado y el grande y glorioso árbol de Navidad!”. Y se apresuró a encender el manojo completo de fósforos, pues quería mantener allí a su abuela. Y los fósforos resplandecieron con una luz que era más brillante que la del mediodía, y su abuela nunca se había mostrado tan grande y hermosa. Tomó a la niñita en sus brazos y ambas volaron hacia arriba llenas de alegría y
regocijo, lejos por encima de la tierra, donde no había ni frío ni hambre ni pena, porque
estaban con Dios.

13. Cuando sea hora de irme

Cuando sea hora de irme
no te alejes de mí
Cuando sea mi hora de partir
no me dejes
Cuando sea mi hora de morir
quédate conmigo
Cuando el terror me abrume
quédate conmigo

14. En la madrugada

En la madrugada, allí yace la pobre chiquita, con las mejillas pálidas y la boca sonriente, recostada contra la pared; había muerto congelada la última noche del año; ¡y el sol de Año Nuevo se alzó y brilló sobre un pequeño cadáver! La niña seguía sentada, en la rigidez de la muerte, sosteniendo los fósforos en su mano, un manojo de los cuales se había quemado. “Intentó calentarse”, dijo alguien. Nadie imaginó qué cosas hermosas había visto ni hacia qué gloria se había dirigido junto con su abuela, el día de Año Nuevo.

15. Nos sentamos y lloramos

Nos sentamos y lloramos
Y te invocamos
Dulce descanso, hija, dulce descanso
¿Dónde está tu sepulcro, hija?
¿Dónde está tu tumba?
¿Dónde está tu lugar de reposo?
Dulce descanso, hija, dulce descanso
Dulce descanso
Dulce descanso
Dulce descanso
Dulce descanso
Cerraste tus ojos.
Cerré mis ojos.
Dulce descanso

 

Letra y música de DAVID LANG

Traducción: Guillermo Saavedra

Publicado por el Teatro Colón, CETC / junio, 2015

PH / David Lang